boiron.es

VIVIR CON PSORIASIS

Psoriasis

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Si lo fisiológicamente normal es que las células de la piel se reproduzcan cada 28 días, éstas lo hacen cada 3-6 días, de modo que se acumulan en la superficie de la piel formando unas placas enrojecidas y engrosadas en la zona afectada.

Generalmente el primer brote de psoriasis suele aparecer entre los 15 y los 35 años, aunque pueden aparecer a cualquier edad.

Pese a que la causa exacta de la psoriasis es desconocida, se ha visto que tiene origen en un trastorno del sistema inmune, considerándose así, una enfermedad autoinmune.

¿Cuál es la forma de presentación más frecuente?

Existen distintos tipos de psoriasis pero la más habitual es la llamada “psoriasis en placas”. En este tipo las escamas que se encuentran en la superficie de la piel, resultado del crecimiento acelerado, se caen con facilidad, dando lugar a una escama blanquecina o plateada. Las células cutáneas que quedan por debajo de estas placas forman lesiones sensibles y rojas que en ocasiones sangran.

Lo más frecuente es que aparezcan parches de piel rojos, irritados y descamativos. Suelen observarse en los codos y rodillas, pero pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en el cuero cabelludo.

Le piel de las lesiones por psoriasis suele estar pruriginosa, seca y cubierta por escamas plateadas, levantada y más gruesa respecto al resto de la piel.

¿Existe algún tratamiento para la psoriasis?

No hay ninguna cura para la psoriasis. Lo único que existe hasta el momento son diferentes opciones de tratamiento  que mantienen los síntomas controlados lo más posible y ayudan a prevenir cualquier infección en las zonas lesionadas.

Es importante tener en cuenta que no existe un tratamiento que funcione para todos los pacientes y que incluso para el mismo paciente será necesario cambiarlo o adecuarlo con el tiempo.

Es por eso aconsejable que si sigues algún tratamiento que en principio te funcionaba bien y notas que ha perdido efectividad, acudas a tu médico y valore introducir o modificar dicho tratamiento.

Generalmente los tratamientos para la psoriasis se resumen en cuatro áreas:

  • Fototerapia con luz ultravioleta
  • Terapias tópicas para tratar las lesiones localizadas, generalmente no muy extensas
  • Terapias sistémicas, cuando las lesiones son, sin embargo, de mayor extensión
  • Terapias biológicas. Éstas consisten en medicamentos elaborados a través de proteínas animales o humanas que actúan sobre el sistema inmune

¿Qué puedo hacer para mejorar la calidad de vida?

  • Una de las piezas clave es observar qué factores desencadenan los brotes para intentar evitarlos si es posible o al menos minimizar los efectos producidos por la misma. Estos podrían ser infecciones bacterianas o víricas, la sequedad excesiva del ambiente, el estrés, algunos medicamentos, el exceso o la falta de luz, cortes o quemaduras en la piel, etc.
  • Toma un baño o ducha diaria evitando frotarte las escamas para no desencadenar así un ataque. Los productos con avena para el aseo diario son muy aconsejables por su capacidad calmante y emoliente.
  • La luz solar ayudará a que los síntomas disminuyan pero tampoco tomes el sol en exceso para evitar las quemaduras
  • Intenta mantener la calma y evitar el estrés a través de técnicas de relajación
  • Reduce la ingesta de bebidas alcohólicas
  • Únete a los grupos de apoyo específicos para la psoriasis.
  • Hidrátate bien la piel y evita rascarte continuamente.

Al mismo tiempo, es importante saber que muchos pacientes con afecciones de la piel recurren a la homeopatía para ayudarles a mejorar sus síntomas e incluso disminuir la medicación convencional necesaria cuando ésta resulta muy agresiva o se tolera mal. En trastornos así, para recibir este tipo de tratamiento lo recomendable es recurrir a un médico especialista en homeopatía. (1)

(1)  Witt CM1Lüdtke R, Willich SN, Homeopathic treatment of patients with psoriasis–a prospective observational study with 2 years follow-up, J Eur Acad Dermatol Venereol. 2009 May;23(5):538-43. doi: 10.1111/j.1468-3083.2009.03116.x. Epub 2009 Feb 2.

0