boiron.es

Qué es la apnea del sueño y cómo tratarla

Qué es la APNEA DEL SUEÑO y cómo tratarla

La apnea del sueño es un trastorno del sueño que se caracteriza por episodios repetidos de colapso en la vía aérea superior mientras la persona está durmiendo. Como consecuencia de esto la respiración se interrumpe temporalmente (como mínimo 10 segundos) y por lo tanto se detiene el flujo de aire que se dirige hacia los pulmones. Durante estos segundos disminuyen los niveles de oxígeno y aumentan los de anhídrido carbónico (CO2).

La duración de las pausas es variable. Pueden durar entre unos pocos segundos a varios minutos, y normalmente se producen entre 5 y 30 pausas por hora. En función del número de pausas se considerará un trastorno leve, moderado o severo.

Como reacción natural del organismo la apnea viene acompañada de un pequeño despertar, en ocasiones subconsciente, que permite recuperar la respiración de nuevo y recuperar el nivel de oxígeno. Después de esto la respiración vuelve a la normalidad, bien con un ronquido fuerte o con un sonido fuerte similar al del atragantamiento.

Los pacientes que sufren apnea del sueño suelen tener mucho cansancio y somnolencia durante el día dado que el sueño no es reparador y es de mala calidad.

¿Por qué se produce?

Podemos clasificar la apnea del sueño en 3 grupos basándonos en la causa que la genera.

1) La apnea obstructiva se debe a consecuencia de la relajación de los tejidos de la garganta o por estrechez de ésta. Esto produce el bloqueo en el paso natural del aire haciendo que se detenga su flujo. Es la causa más frecuente de apnea del sueño.

2) La apnea central está causada porque el cerebro deja de enviar el estímulo que necesita para respirar durante breves espacios de tiempo causando el cese en la respiración.

3) La apnea mixta es una combinación de las dos anteriores. Suele iniciarse con episodios de apnea central y termina generando la obstrucción de las vías respiratorias. 

¿Hay factores de riesgo relacionados con la apnea del sueño?

Como en casi todas las cosas existen ciertos factores propios de la persona que aumentan el riesgo de sufrir episodios de apnea durante las horas de sueño. Algunos de ellos serían los siguientes:

  • Malformaciones del maxilar. Por ejemplo, un maxilar inferior más corto y menos desarrollado que el maxilar superior
  • Lengua o paladar muy grande o mandíbula muy pequeña
  • Amígdalas y vegetaciones grandes en los niños
  • Cuello grande
  • Obesidad
  • Dormir boca arriba
  • Consumo de alcohol y el tabaco 

¿Cómo se trata?

El tratamiento dependerá de cada caso y habrá que llevar un historial médico personal para valorar aquellos factores de riesgo que puedan acompañar el caso. Generalmente se comienza haciendo una revisión y modificación de aquellos aspectos relacionados con el estilo de vida que induzcan a sufrir apneas durante el sueño o agravar el cuadro.

Estos cambios conllevan en muchos de los casos reducir el sobrepeso u obesidad, evitar las bebidas alcohólicas o aquellos medicamentos que produzcan depresión en el sistema nervioso y dejar de fumar.

Se recomendará a su vez el uso de almohadas especiales o mecanismos que impidan que el paciente duerma boca arriba en la cama. La cama debe tener un tamaño adecuado al sujeto y con espacio suficiente.

También será recomendable que la cena sea ligera y se espere al menos 2-3 horas para irse a dormir en vez de irse a la cama inmediatamente después de cenar.

Los medicamentos homeopáticos también ser de utilidad. Muchas veces las alteraciones del sueño van relacionadas con periodos de estrés, ansiedad o de trastornos emocionales, para los que puede ser beneficioso el tratamiento con homeopatía.

Si estos consejos no son suficientes y se necesita mantener la vía aérea abierta durante la noche se puede hacer uso de dispositivos específicos. Estos mecanismos consisten en el uso de máquinas que expulsan aire a través de un tubo o mascarilla que lleva el paciente durante las horas de sueño. A través de la presión del aire se obliga a mantener la lengua correctamente colocada hacia delante y poder así tener la vía aérea abierta

Como última opción o en función del paciente y la causa de su apnea se requiere un tratamiento quirúrgico que restaure la vía respiratoria. Se realiza sobre el paladar, el maxilar o la lengua corrigiendo las malformaciones que hacen que se  obstruya la vía aérea.

0