boiron.es

Pautas para saber si tienes escoliosis

Pautas para saber si tienes ESCOLIOSIS

La escoliosis es una afectación de la columna vertebral en la que se produce una curvatura de lado a lado de la misma. Esta curvatura puede adquirir forma de “S” o “C”. En la mayor parte de los casos se desconoce la causa de esta curvatura anormal, lo que se conoce como escoliosis idiopática.

La escoliosis puede aparecer a cualquier edad, de forma progresiva y generalmente tiene, como hemos dicho, un origen desconocido. También es muy frecuente observarla en los niños, sobre todo en edades entre los 10 y 12 años, puesto que es la edad de mayor crecimiento y esto puede dar lugar a pequeños problemas en el desarrollo correcto de la columna vertebral.

¿Cómo sé que sufro escoliosis? 

Normalmente la persona que tiene escoliosis acudirá al médico por presentar frecuentes dolores de espalda.

Para valorar una posible escoliosis el médico tendrá en cuenta tus antecedentes médicos y familiares y sobre todo llevará a cabo un examen físico. En muchas ocasiones esto es suficiente ya que la escoliosis se manifiesta de manera visible. Si existen sospechas, lo más adecuado es confirmarlo mediante una radiografía de la columna vertebral. Así se podrá valorar qué zona está curvada de forma anómala, el ángulo de la curvatura y poder así observar la evolución en el tiempo de dicha curvatura.

¿Cómo se trata la escoliosis? 

El tratamiento dependerá de la edad del paciente, si éste se encuentra en algún momento de crecimiento, la forma y el ángulo de la curvatura así como la zona de la columna afectada.

Normalmente los pacientes afectados de escoliosis sufren frecuentes dolores de espalda de distinta intensidad así que uno de los aspectos clave a tener en cuenta es el paliar estas molestias.

En algunos casos se puede aconsejar el uso de un corsé ortopédico que disminuye la tensión muscular ocasionada por esa curvatura forzada de la columna y a su vez evitar en la medida de lo posible que siga avanzando.

Sólo en algunas ocasiones el médico recomendará el tratamiento quirúrgico. Suele reservarse para casos muy graves, bien porque la curvatura es muy grande o porque empeora con rapidez. En estos casos la cirugía consiste en fusionar dos o más huesos de la columna vertebral a través de una placa de metal u otro aparato y así corregir la curvatura anómala de la espalda. 

¿Puedo seguir haciendo ejercicio si sufro escoliosis? 

El ejercicio no está relacionado ni con el empeoramiento ni con la mejoría de la escoliosis. Lo que sí es evidente y está claro es que todas las personas deben mantener una buena condición física. El ejercicio, como hábito saludable para todos, mantiene los huesos fuertes, la musculatura activada y fuerte y ayuda también a mantenernos dentro del normopeso. Todos estos beneficios son especialmente útiles para aquel que padece de escoliosis, puesto que ayuda a no cargar de más la columna vertebral y ayuda también a paliar muchos de los dolores de espalda que pueda sufrir a consecuencia de la misma.

0