boiron.es

Las 10 ventajas de tomar verduras en crema

Las 10 ventajas de tomar verduras en crema

Nos guste o no se ha acabado el verano. Volvemos a retomar la rutina, los niños al cole, los padres al trabajo. Los días cada vez son más cortos y los planes de sofá, peli y mantita empiezan a formar parte los fines de semana. Los padres se vuelven un poco locos porque no saben qué hacer con los niños tanto tiempo en casa.

Igual que cambian nuestras costumbres y ritmo de vida, cambia nuestra alimentación. En verano nos apetece tomar cosas frías, los gazpachos, ensaladas y platos ligeros están a la orden del día pero con el frío la cosa cambia, empiezan los famosos platos de cuchara, fundamentales para entrar en calor. En el post de hoy vamos a hablar de cómo introducir la verdura “sin que se note” gracias a las cremas y los purés que tan bien sientan en invierno.

¿A quién no le apetece una crema calentita cuando llega de la calle en pleno mes de diciembre? Nos sirve para “entonarnos” y entrar en calor. Las comidas blandas son unas aliadas fantásticas para llevar una vida sana y son fundamentales en una dieta mediterránea.

Veamos cuáles son sus ventajas:

  1. No necesitan ser masticadas. Son ideales para personas que tienen problemas en la dentadura o bebés que todavía no la han desarrollado. Además facilitan la digestión puesto que ya están trituradas y evitan problemas intestinales.
  2. Tienen una gran proporción de agua, fundamental para el organismo.
  3. Gran variedad de alimentos. Deja volar tu imaginación, hay muchísimas verduras que puedes hacer en crema, ya sea de una sola o combinando varias. Hay tantas cremas como tú quieras.
  4. Son muy fáciles de hacer y de transportar. Si comes en el trabajo sólo tienes que llevarla en un frasco o botella y calentarla, es muy cómodo. También puedes hacer mucha cantidad y congelarla para sacarla cuando la vayas necesitando.
  5. Puede servir como plato único si además de la verdura le añades proteínas (carne, pescado o cereales), además le darán mucho más sabor.
  6. Añade una cucharadita de aceite de oliva o un puñado de piñones, nueces o almendras para que sea un plato completo y saludable. ¡No necesitarás nada más para esa comida!
  7. Puedes incluir leche y patata, dan una textura más suave al plato.
  8. Tienen un alto contenido en vitaminas, fibra y minerales.
  9. Son bajas en calorías, ideales para mantener la línea.
  10. Según los ingredientes de la crema el color, la textura y el sabor serán distintos. A la hora de elaborar una crema es importante saber quién la va a tomar, si es para los niños puede que el color verde intenso de las espinacas y las acelgas les resulte menos atractivo que el anaranjado de la crema de patata y zanahoria.

Calabaza, calabacín, champiñón, cebolla, espárrago, judía verde, puerro, guisante, apio… son ingredientes muy utilizados en todos estos platos. Tú conoces tus gustos y los de tu familia así que ¡a disfrutar!

0