boiron.es

Herpes labial, ¿se puede prevenir?

Herpes labial,  ¿se puede prevenir?

El herpes labial es una lesión en los labios que se manifiesta en forma de pequeñas ampollas, muy dolorosas y normalmente agrupadas en forma de racimos.

Generalmente la persona que va a sufrir un herpes labial comienza unos días antes con la sensación de quemazón u hormigueo en el labio. En esa misma zona aparece después la lesión característica.

Estas ampollas se rompen, expulsan el líquido que contienen en su interior y cicatrizan a lo largo de 6-10 días.

¿Cómo se contagia?

El herpes labial es causado por el Virus Herpes Simple. Este virus se propaga por contacto directo con la lesión o bien con la saliva de la persona que lo padece. Una vez la persona está infectada, el virus sigue permaneciendo de por vida en los nervios de la cara por lo que la lesión presenta muchas recidivas.

La mayoría de los contagios se presentan en la infancia y un porcentaje de adultos es portador de este virus.

Para evitar su contagio es importante que cuando tengas la lesión o sospeches de ciertas molestias que relaciones con un nuevo brote no toques la zona afectada y de hacerlo, laves tus manos en la mayor brevedad posible. Del mismo modo, no compartas con otras personas vasos, cubiertos, barras de labios, toallas, etc., y presta especial atención a la higiene: lava con mayor frecuencia la ropa de cama y del baño, lávate con más habitualmente las manos…, hasta que el herpes haya desaparecido.

¿Cómo puedo prevenir un nuevo brote de herpes labial?

Si ya has padecido un herpes labial y quieres evitar al máximo sufrir un nuevo brote intenta prestar atención a estos consejos.

  • Fortalece tu sistema inmune: un sistema inmune deprimido o agotado te hace más vulnerable a sufrir una recaída por el herpes simple. Si estás con fiebre, has sufrido un catarro o una gripe intenta descansar, beber más agua y tomar vitamina C.
  • Cuida los labios. Evita los traumatismos en la boca o en los labios, pues podría ser el origen de una recaída por herpes simple. Protégelos de los rayos ultravioletas, evitando la exposición solar de los mismos y usando protección solar específica para ellos y mantenlos hidratados en todo momento.
  • Vigila los cambios hormonales. Muchas mujeres notan mayor recaída de herpes labial  en las fechas previas a la menstruación. Si es así, intenta vigilar tus cambios a lo largo del ciclo, en especial a pequeñas molestias o lesiones en los labios para poder adelantarte en su prevención o su tratamiento.
  • Ante el invierno y el frío, presta especial atención: el viento, el frío y la sequedad del ambiente en estos meses del año provocan un aumento de lesiones por herpes labial. Estas características ambientales resecan la piel de los labios y facilitan la reaparición de un nuevo brote. Mantén los labios bien hidratados con productos especiales para ellos y protégete del frío con ropa con la que puedas cubrir la boca y evitar así el contacto directo con el frío y el viento (bufandas, pañuelos o jerseys de cuello alto).
  • Controla tu nivel de estrés. Los estados ansiosos disminuyen la capacidad del sistema inmune a la hora de enfrentarse a factores adversos, por lo que el estrés, mantenido en el tiempo, debilita tu sistema de defensas natural y te hace más propenso a sufrir una infección por herpes simple o una recaída por el mismo.
  • El tratamiento con medicamentos homeopáticos puede ayudarte en estos casos. La homeopatía eficaz para el tratamiento del herpes labial y otra serie de trastornos asociados que hemos mencionado como el estrés o la ansiedad o los procesos gripales. Consulta con un profesional de la salud para que te asesore sobre el tratamiento homeopático más adecuado en tu caso.
0