boiron.es

Evita resfriados en el embarazo

Ilustración de una mujer abrigada con una bufanda para evitar la gripe.

Esta mañana ha amanecido con nieve. Ayer una futura mamá alérgica al paracetamol me comentaba lo difícil que se estaba haciendo para ella sobrellevar los resfriados durante el embarazo.

En el embarazo puede tomarse paracetamol, pero muchas mujeres están acostumbradas, antes de la gestación, a tomar famosos antigripales o medicamentos que combinan más de un principio activo, que si para el dolor de cabeza, para el de garganta, para la tos, para los mocos… y claro, cuando les dices que en el embarazo, sólo paracetamol, lo primero que piensan es que a ellas eso no les va a hacer nada.

Pero hay 5 palabras muy sabias que debemos tener siempre presentes: más vale prevenir que curar. El embarazo es un buen momento para incorporar hábitos que van a servir para siempre y que también le servirán el día de mañana a los hijos.

«He cogido frío», ¿quién no ha dicho esto alguna vez en su vida? no es el frío el que nos hace enfermar, sino un virus o una bacteria. El frío (o más bien, los cambios bruscos de temperatura), lo que hace es debilitar nuestro sistema inmune, de manera que, si estamos en contacto con ese virus o bacteria, nuestras defensas no podrán actuar contra él y enfermaremos. Así que, como bien podréis imaginar, la prevención pasa por fortalecer nuestro sistema inmune. Olvidaos de lácteos diarios que protejan vuestras defensas, es mucho más sencillo y no requiere estar comprando productos que vendan para ese fin.

Hay que comer sano, tener un aporte correcto de todas las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios. Esto se consigue con una dieta variada y equilibrada. Son peligrosas las dietas que restringen la ingesta de algún grupo de alimentos, porque todos los nutrientes son necesarios para que nuestro sistema inmune funcione bien. La vitamina C es muy importante y está presente en los cítricos y el brócoli en gran cantidad.

El ejercicio físico es fundamental. Es muy habitual empezar a hacer deporte de manera rutinaria y comprobar que ese año no se sufre ni un sólo resfriado. El ejercicio físico mejora el sistema inmune, libera endorfinas que nos hacen sentir mejor, ayuda a que los bebés sean más inteligentes y acorta la duración del parto.

La correcta hidratación debe llevarse a rajatabla, sobre todo si hay resfriado con fiebre, flemas o mucosidad. Además, ayuda a hidratar la piel, que se estira muchísimo en el embarazo, y a evitar la retención de líquidos. Si duele la garganta, nada de líquidos muy fríos, pero tampoco muy calientes, que puedan irritar la mucosa de la garganta.

La higiene en el hogar evitará la propagación de virus y bacterias, sobre todo si alguien en la familia está pasando en ese momento por un resfriado. Lávate las manos frecuentemente, no compartas objetos personales de aseo ni cubiertos y ventila bien la casa aunque haga frío, al menos 5 minutos. La calefacción muy alta reseca el ambiente, baja los grados o compra un humidificador.

Nunca te automediques. Si con estas medidas el resfriado no pasa, jamás tomes antibióticos por tu cuenta. Los antibióticos matan bacterias, los resfriados y la gripe están causados por virus (a los que no afectan en absoluto los antibióticos). Puedes usar estos consejos, el paracetamol o consultar con tu médico qué productos homeopáticos pueden ayudarte.

Cierra la puerta a la gripe y, ¡suma salud!

www.cierralapuertaalagripe.es

Fuente: http://matronaonline.wordpress.com/2014/02/11/evita-resfriados-en-el-embarazo/

 

22