boiron.es

Conociéndonos más a fondo: autoexploración mamaria

autoexploracion mamaria

El post de hoy lo vamos a dedicar a explicar cómo hacer una buena autoexploración de las mamas. Ya hablamos de esto en un post anterior y hoy vamos a desarrollarlo a fondo.

¿Para qué sirve?

Esta técnica, bien realizada, es útil para palpar las mamas y detectar algún bulto que en anteriores ocasiones no estuviera en nuestro cuerpo. Es lo que llamamos hacer un diagnóstico precoz.

No se recomienda la realización de autoexploración de las mamas como único método de diagnóstico precoz. Es importante que sepáis que no sustituye a la mamografía que es la técnica de diagnóstico precoz del cáncer de mama por excelencia. La autoexploración mamaria es una técnica complementaria .

¿Por qué es importante hacerlo?

El cáncer de mama es una de las pocas enfermedades cancerosas que se pueden diagnosticar precozmente, es decir, antes de que se note algún síntoma.

Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial (in situ) son prácticamente del 100%, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

¿Cuándo se debe realizar?

Una vez al mes, lo ideal es hacerlo aproximadamente, cinco días después de haber acabado la menstruación porque las mamas estarán menos tensas e hinchadas. Aquellas mujeres que ya no tengan el período, lo pueden hacer  un día al mes, siempre el mismo, para no olvidarse.

¿Estás preparada? ¡¡Empezamos!!

Debes ponerte delante del espejo, con las mamas descubiertas y los brazos caídos. Debes estar tranquila y relajada y, asegúrate de que lo puedes realizar sin prisa.

Lo primero que debes hacer es observar tus mamas, observa que tengan la misma forma y tamaño,  comprueba si la piel ha sufrido algún cambio de color, si hay algún nódulo o protuberancia. Mira los pezones, comprueba que no haya retracciones o cualquier otro cambio.  Aprieta ligeramente el pezón y observa si sale algún tipo de secreción

Haz las mismas observaciones levantando los brazos, colocándolos sobre la nuca y sobre las caderas.

Para hacer la palpación imagina que la mama está dividida en cuatro partes o cuadrantes que se unen en el pezón. Con la mano plana y los dedos estirados, presiona lentamente la mama hacia dentro explorando cada una de las cuatro partes.

Mama izquierda: coloca el brazo izquierdo por detrás de la cabeza, a la altura de la nuca, examínala con la mano derecha presionando con las puntas de los dedos y realizando un movimiento circular, sin dejar ninguna zona. Al acabar, explora también la axila izquierda.

Lo mismo debes hacer con la mama derecha, esta vez debes explorarla con tu mano izquierda. Recuerda incluir la axila derecha en tu exploración.

¿Cuándo debo acudir al especialista?

– Si una de las mamas tiene una consistencia o un tamaño (significativo) distinto a la otra.

– Puntitos parecidos a la piel de naranja o cualquier tipo de mancha, arruga o pliegue.

– Si estás embarazada o en periodo de lactancia y observas que sale algún tipo de secreción por el pezón.

– Si el pezón se retrae o tiene llagas.

– Si hay algún bulto nuevo en la mama o la axila.

– Cambios en bultos o  cicatrices ya existentes.

0