boiron.es

Cómo influye la calidad del aire en la salud

Cómo influye la calidad del aire en la salud

La contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud. La polución puede afectar al sistema respiratorio y las funciones pulmonares, causa irritación ocular, provoca tos, secreción mucosa, agravamiento del asma, bronquitis crónica… Los ingresos hospitalarios por cardiopatías y patologías respiratorias son más elevados cuando hay niveles altos de contaminación. La contaminación atmosférica tanto en las ciudades como en el medio rural produce muchas muertes prematuras.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estudia la relación entre la contaminación del aire y determinadas enfermedades y así estima la carga de enfermedad asociada a esa exposición. Se realizan evaluaciones de los diferentes contaminantes atmosféricos y se elaboran directrices en las que se recomiendan los límites máximos de exposición a los principales contaminantes del aire.

Hace unas semanas (o días según el día que decidáis publicarlo) saltaba la alarma en Madrid debido a los altos niveles de contaminación. Se establecieron medidas de restricción de velocidad y prohibición de vehículos no residentes, pero ¿con éstas medidas es suficiente?

La mayoría de las fuentes de contaminación del aire exterior están más allá del control de las personas, y requieren medidas por parte de las ciudades, así como de las políticas  nacionales e internacionales en sectores tales como transporte, gestión de residuos energéticos y construcción.

¿Cómo se puede mejorar la calidad del aire?

Las principales fuentes de emisiones son los procesos de combustión (calefacción, generación de electricidad y motores de vehículos).

Existen numerosos ejemplos de políticas relativas a los sectores de transporte, planificación urbana, generación de electricidad e industria, que permiten reducir la contaminación del aire.

Transporte.

– Mejorar y promocionar el transporte urbano y la utilización de bicicletas en las ciudades.

– Investigación en combustibles con bajas emisiones.

  • – Promocionar la compra de vehículos eléctricos o de coches con motor diesel más limpios.

Planificación urbana.

– Mejoramiento de la eficiencia energética de los edificios y concentración de las ciudades para lograr una mayor eficiencia.

– Mejorar la gestión de residuos industriales y municipales.

Generación de electricidad.

– Adopción de métodos limpios de generación de electricidad mediante el uso de fuentes de energía renovables como la energía solar, eólica o hidroeléctrica.

Gestión de desechos municipales.

– Estrategias de separación, reciclado y reutilización de desechos.

Contaminación y cuidado ocular

Los ojos también pueden verse afectados por la polución que nos rodea. Hay personas que son más sensibles a las partículas contaminantes del ambiente y esto puede incrementar la sequedad ocular, ojos rojos o conjuntivitis.

En este sentido, recomendamos Euphralia, una solución oftálmica de Laboratorios Boiron, utilizada como limpiador ocular en adultos y niños a partir de un año, en caso de irritación, molestias oculares o sequedad ocular ligera de origen diverso. Entre sus ventajas destaca que contiene extracto de Euphrasia y caléndula, carece de conservantes y es fácil de utilizar: sólo hay que aplicar una o dos gotas en cada ojo de dos a seis veces al día.

0