boiron.es

Cómo afrontar la alergia primaveral

alergia-primaveral-homeopatia

Todos deseamos ansiosos la llegada de la primavera. Comienza el buen tiempo, los días son más largos y soleados… Sin embargo, las personas que tienen alergia en esta temporada del año no la reciben de la misma forma.

Desde marzo hasta octubre el aire está más cargado de granos de polen, el principal alérgeno ambiental hoy en día. El polen es identificado por el organismo o como un cuerpo extraño del que debe defenderse, de modo que cuando estas partículas entran en contacto con las mucosas de las personas alérgicas se producen en éstas una serie de reacciones exageradas y descontroladas. Se manifiestan principalmente en el ámbito respiratorio, causando goteo nasal, estornudos, congestión nasal, irritación ocular, tos, picor en la garganta, dificultad respiratoria, etc.

En algunas ocasiones producen también síntomas dermatológicos, como eccemas, dermatitis, y picor en la piel. Con menor frecuencia, las personas refieren también cansancio aumentado, somnolencia, dificultad para concentrarse y dolores de cabeza.

Las reacciones alérgicas han ido aumentando en los últimos años, haciéndose frecuentes en una parte importante de la población. La contaminación ambiental, el tabaco, la sequedad en el ambiente por el uso excesivo de aparatos para calentar o refrescar el aire o la falta de ventilación predisponen a padecer estas reacciones alérgicas.

¿Cómo prevenir las reacciones alérgicas?

Debido a que es el polen el responsable de la gran mayoría de cuadros alérgicos en primavera es fundamental que intentes evitar lo máximo posible estar en contacto con estos alérgenos.

En el hogar…

Mantén las estancias bien ventiladas, a poder ser por la mañana. Después procura mantener las ventanas cerradas para evitar que el flujo de polen no entre en tu casa, ya que éste aumenta conforme pasan las horas del día.

Si tienes la ropa hazlo preferiblemente dentro de casa. Así evitarás que las partículas de polen se queden adheridas a los tejidos.

Aprende a reconocer los árboles y plantas que te producen alergia para no tenerlos en tu casa. Hay algunas especies que contienen un tipo de polen más agresivo, como el nogal, el ciprés, el fresno y el olivo.

Cuando salgas…

Cuando comience la temporada de primavera y comiencen a florecer aquellas plantas que te producen alergia, no des paseos por el campo o el bosque. Si ha llovido puedes aprovechar para pasear, pues la lluvia y la humedad depositan el polen en el suelo en vez de permanecer en el aire tanto tiempo.

Cúbrete la cabeza con un gorro o pañuelo y ponte gafas de sol para que el contacto sea mínimo. Si además llevas el pelo recogido, mucho mejor.

Al finalizar la excursión o salida dúchate y cambia la ropa para eliminar la máxima cantidad de partículas de polen que se hayan podido posar en los tejidos. Lavarte el pelo también sería buena idea con el mismo objetivo.

¡Y, sobre todo, adelántate al polen!

Resulta algo complicado en algunas ocasiones conocerlo con precisión, pero resulta de gran ayuda que conozcas el calendario polínico y así poder prepararte. Con más motivo si estás pendiente de un viaje o una excursión al campo o a la montaña.

Prepara tu botiquín con los medicamentos que puedan hacerte falta para el alivio de los primeros síntomas y lleva aquellos que te resulten más necesarios en el bolso.

Homeopatía y alergias

La homeopatía es eficaz para el tratamiento de la alergia, de hecho ofrece varias ventajas en este sentido. Por ejemplo, trata específicamente el alérgeno que causa los síntomas, el polen en este caso, y alivia el conjunto de los síntomas. Además, refuerza la mejora de los síntomas en combinación con los tratamientos convencionales, y se puede emplear en pacientes de riesgo, como embarazadas, ancianos, niños, hipertensos, polimedicados, que presentan contraindicaciones o interacciones con los tratamientos convencionales.

Y si tienes dudas lo más recomendable es que acudas a un profesional de la salud que te recomiende el tratamiento homeopático más adecuado.

0