boiron.es

¡¡¡AÑO NUEVO…VIDA NUEVA!!!

2015 funny greeting card

Ya hemos empezado el año nuevo y como siempre por esta época decimos lo mismo. Este año me apunto al gimnasio, me pongo a dieta, limpio los cristales una de las cosas que todos los años nos trae el año nuevo son los buenos propósitos, pero ¿los cumplimos? O ¿cada año nos proponemos lo mismo?

Al llegar estas fechas, nos planteamos qué queremos ser y qué tengo que hacer para conseguirlo, aunque lo hacemos de una forma poco reflexiva, sin valorar demasiado la importancia relativa de cada elección.

En el post de hoy os vamos a dar unas claves para que este año consigáis llevar a cabo vuestros nuevos propósitos.

El problema radica no tanto en los buenos deseos, en la buena voluntad de mejorar, como en la manera más eficaz y práctica de llegar a convertirlos en realidad. No basta querer cambiar a mejor, que no es poco, sino en saber qué es lo que se debe hacer para que un buen propósito sea algo más que buenas palabras y débiles intentos y que, tras unos días o, a lo sumo, unas semanas, todo siga como al principio o peor.

  1. Los objetivos tienen que estar muy bien definidos y se deben adaptar a tus posibilidades. Es mejor que te propongas pocas cosas pero que puedas conseguir. Por ejemplo, si nunca has hecho deporte, no puedes proponerte correr una maratón en tres meses, pero sí correr tres veces por semana durante una hora. Es fundamental tener claro qué queremos conseguir y qué vamos a hacer para lograrlo. Seguro que hay muchos caminos para alcanzar lo que te propones así que, busca el que sea más económico para ti en tiempo, dinero, esfuerzo…
  2. Autoconfianza en ti mismo. Tienes que estar seguro de ti y saber qué eres capaz de conseguir lo que te propones.
  3. Entusiasmo e ilusión. Es importante que estés motivado para hacer lo que te propones.
  4. Capacidad para visualizar y disfrutar mentalmente del logro proyectado, como si ya fuera una realidad. Las personas de éxito disfrutan y gozan con cada paso, con cada escalón que suben y que les acerca a sus metas.
  5. Pasa de la teoría a la práctica sin dudarlo. Cuanto antes empieces antes empezarás a ver resultados.
  6. Procura convertir los propósitos en un estilo de vida y, si realmente suponen un gran esfuerzo, acótalos en el tiempo para sentirte que has conseguido con éxito lo que te proponías. Por ejemplo, te puedes proponer comer más sano, pero, si decides ponerte a dieta, pon fecha de fin, si no, acabarás abandonándola.
  7. Es importante que tengas en cuenta que muchos de los propósitos que te propongas no los vas a conseguir al cien por cien pero sí puedes mejorar y conseguir pequeñas metas que, para ti, tienen que ser grandes logros.

¿Cuáles son los buenos propósitos más comunes?

Seguro que tú tienes muchos en mente, pero si necesitas ideas, aquí te damos alguna.

Es evidente que los propósitos han ido cambiando a lo largo de los años, varían según la cultura, la época, la sociedad en la que vivimos, etc. En la actualidad, por ejemplo el aspecto físico importa y mucho, así que algunos de los propósitos estrella son ponernos a dieta, ir al gimnasio, salir a correr…

Hoy en día, tener una carrera universitaria es como “no tener nada”, y por ello mucha gente se plantea hacer masters, postgrados, incluso, hacer otra carrera. A todos nos gusta viajar y en cualquier entrevista de trabajo piden un nivel alto de inglés, de modo que mejorar nuestro inglés es una de las asignaturas pendientes que siempre tenemos.

0