boiron.es

Usar el aire acondicionado sin perjudicar la salud

Usar el aire acondicionado sin perjudicar la salud

Comienzan las altas temperaturas con el verano y todos estamos encantados de estar en casa o en los espacios públicos con el aire acondicionado puesto. El aire acondicionado nos da un respiro a la hora de soportar el agobiante calor de estos meses de verano pero no debemos olvidar que tiene sus peligros si no tomamos ciertas precauciones.

Las temperaturas demasiado bajas producen la inflamación de las vías aéreas superiores, produciendo sinusitis, laringitis, bronquitis incluso en casos más severos, neumonías.

¿Cómo debo usar el aire acondicionado?

1.- En primer lugar mantén la temperatura entre los 23 y 26 grados.

2.- Sal siempre con algo de abrigo ligero o pañuelo para el cuello para evitar los cambios bruscos de temperatura cuando sales o entras en el autobús, centro comercial u otro sitio. Estos cambios rápidos de temperatura producen en ocasiones reacciones vagales (síncopes) con sudoración y también cefaleas o jaquecas.

3.- Vigila que los niños nunca estén directamente expuestos del flujo de aire frío.

4.- Intenta mantener el aparato del aire acondicionado en buen estado, especialmente los filtros. Límpialos con frecuencia porque es donde se almacena la suciedad y los residuos.

¡Cuidado con los niños y las personas alérgicas!

Con quienes tenemos que extremar estas precauciones es con los niños, personas alérgicas o con aquellas personas que sufren alguna enfermedad pulmonar crónica.

Las personas alérgicas, asmáticas o con enfermedad obstructiva crónica son especialmente sensibles a los cambios de temperatura, de manera que el mal uso del aire exacerba los síntomas y aumenta el riesgo de crisis respiratorias.

En el caso de utilizar el aire acondicionado no estaría de más hacer uso también de un humidificador. Por otra parte, hay que tener cuidado con el exceso de aire porque el aire frío elimina la humedad del ambiente, favoreciendo mucho más el desarrollo de catarros, broncoespamos, bronquitis, etc.

¿Por las noches?

Tenemos tener en cuenta que al dormir el cuerpo se enfría así que no debemos dejar programado el aire acondicionado a la misma temperatura que durante el día. Lo ideal es mantenerlo a 24 grados o en la modalidad “ventilador”, que es la de menor salida de aire.

Los bebés requieren cuidados especiales ya que ellos aún no cuentan con los mecanismos de regulación de temperatura con los que cuenta el adulto. Si a esto le sumamos que por las noches suelen moverse y destaparse completamente podemos deducir fácilmente que según esté la temperatura de la casa ellos pasarán frío.

En estos casos, sería recomendable encender el aire acondicionado un rato antes de irse a dormir y apagarlo durante la noche. Si tu aparato lo permite, puedes programarlo de manera que mantenga una temperatura uniforme, pero recuerda que ésta no sea muy extrema.

¿Y en el coche?

Si tus hijos son menores de un año debes tener mucha precaución con ellos, y especialmente con los menores de 6 meses. No deberías usar el aire acondicionado, intentando paliar los efectos del calor con paradas frecuentes, intentado viajar en las horas menos calurosas del día e hidratándoles mucho.

A partir de un año ya puedes utilizarlo pero manteniendo las mismas precauciones que en casa.

Sobre todo, en el caso del aire acondicionado en tu casa, recuerda que, como su palabra indica, es para acondicionar el ambiente, no para refrigerar. De modo que si la temperatura no es muy calurosa quizá no haga falta encenderlo y en caso de tener que hacerlo procurar mantenerlo siempre en el nivel más bajo en el que puedas estar cómodo sin pasar frío.

0