boiron.es

TURRONES, MAZAPANES Y OTROS DULCES NAVIDEÑOS

turron, polvorones and mantecados, typical christmas confections in Spain

Estamos en Navidad, esa época en la que las calles se llenan de luces y adornos, los niños empiezan a ver catálogos de juguetes y decidir qué van a pedir a los Reyes Magos y/o Papá Noel y las madres, tías y abuelas empiezan a pensar qué van a poner de cena en Nochebuena, Nochevieja o de comida en Navidad. Cada casa tiene sus tradiciones y algún alimento o plato que no falta ningún año, pero lo que está claro que no falta en ninguna casa, a la hora del postre son los ¡dulces navideños!

El turrón es el dulce típico navideño por excelencia. La comunidad valenciana es el sitio en el que más fábricas de turrón hay y, como consecuencia, donde más turrón se produce, sobre todo en uno de sus pueblos: Jijona. Es más, uno de los turrones más típicos, el blando, se llama así, turrón de Jijona.

El origen del turrón se remonta a siglos y siglos atrás.  Está elaborado a base de almendras y azúcares.  Ya en la época griega se preparaba una pasta compuesta por frutos secos (almendra principalmente) y mieles, la cual servía a los deportistas griegos como producto energético para participar en las Olimpiadas. Los árabes introdujeron este dulce en la villa de Sexona (actual Jijona) en el S. XVI.

Hasta hace unos años la única decisión sobre el turrón que queríamos elegir para comprar o comer ese día era su consistencia, es decir, lo quiero duro o blando, o lo que es lo mismo, de Alicante o Jijona. En la actualidad, hay una gran variedad de consistencias, sabores, marcas… Incluso hay turrones para diabéticos, celíacos…

Hoy en día, a la hora de elegir qué turrón vamos a comprar tenemos que pensar si queremos el turrón de “toda la vida” o las nuevas propuestas, más variadas e innovadoras y que incluyen otros ingredientes e, incluso, pueden prescindir de los típicos del turrón original: azúcar, frutos secos y miel.

Turrón duro: sus principales ingredientes son frutos secos tostados, sobre todo almendras, mezclados con clara de huevo, miel y azúcar. Este turrón tiene ciertas ventajas y es que se come menos pero llena más, de esta forma nos quedamos más satisfechos ingiriendo menos calorías. Pero también tiene sus inconvenientes, sobre todo para las personas mayores con dentadura postiza o personas con ortodoncia.

Turrón blando: lleva los mismos ingredientes que el de Alicante, el duro. La diferencia está en su textura, como su propio nombre indica es blanda, y en que lleva una elaboración mucho mayor. En este apartado también podemos incluir el turrón de yema tostada que, según dice la leyenda, se inventó para aprovechar las yemas de los huevos que no se utilizaban para los dos tipos anteriores de turrones.

Este turrón es el que más les suele gustar a nuestros mayores porque es el que comen con más facilidad.  El problema está en que se come tan fácil y tan rápido que, tomamos una ración más grande, por lo que metemos más calorías en el cuerpo. Actualmente, es el que más variedades ofrece en el mercado.

Otros turrones: son los que más variedad ofrecen. Predominan los blandos pero, hay algunos duros, como los de chocolate. La mayoría sustituyen a las almendras por otro tipo de frutos secos o azúcares u otros ingredientes como arroz inflado, coco, licores, etc.

Los mazapanes son unos dulces muy típicos también. No se sabe muy bien cuál es su origen pero se cree que se empezaron a consumir en España a raíz de la influencia de la cultura oriental. Este dulce se elabora con almendras,  azúcar en grandes cantidades y miel.

Los polvorones, la sopa de almendra, la torta imperial… son dulces que no faltan en nuestras casas en esta época del año.

Por supuesto que os animamos a que disfrutéis de ellos pero con cuidado, que tienen muchas calorías y en enero ¡nos vamos a lamentar!

Fuentes:

http://www.mazapan.com/node/5

http://www.turronesydulces.com/historiaturron.htm

0