boiron.es

¿Son todas las piscinas saludables?

¿Son todas las piscinas saludables?

Se acerca la temporada de piscinas y aunque nadar es un deporte muy completo del que disfrutar en verano, debemos tener unas precauciones en las piscinas en las que nos bañamos y a las que acudimos con nuestros hijos.

No hay que olvidar que el agua puede ser una fuente de infección, por ello debemos seguir las siguientes precauciones:

    • Es importante no acudir a la piscina si estamos enfermos.
    • Explicar a los niños que no deben beber agua de la piscina.
    • Ducharse antes de entrar a la piscina para eliminar restos de cremas, sudor, etc, y también después para eliminar restos de cloro y de posibles bacterias del agua.
    • No bañarse en piscinas con el agua sucia o turbia.
    • No correr por las piscinas, en muchas ocasiones los bordes son resbaladizos y podrían caer. Son numerosos los traumatismos que ocurren en las piscinas.
    • Andar por la piscina con chanclas, incluyendo vestuarios y duchas, las piscinas pueden ser una fuente importante de contagio de hongos.
    • Acompaña siempre a tu hijo al baño antes de bañarse para que no se le escape el pis dentro de la piscina.
    • Usa siempre gorro de baño, aunque en la piscina no sea obligatorio.
    • Utiliza siempre gafas de agua, tanto un nivel alto de cloro como las bacterias que puede haber en el agua son una fuente de infección que provoca irritaciones y conjuntivitis.

A la hora de elegir piscina debes comprobar:

    • Debe disponer de socorrista.
    • Toda piscina deberá disponer de un botiquín de primeros auxilios y de personal sanitario. Dependiendo de la capacidad de la piscina sólo será necesario un socorrista.
    • La enfermería debe estar bien señalizada, con teléfono e información de los servicios de urgencia como el número de teléfono y debe permanecer abierta durante todo el horario de la piscina.
    • Las piscinas deben tener marcadores de su profundidad.
    • La piscina debería estar rodeada por una verja para que no la salten los niños y evitar caídas accidentales.
    • Los juguetes acuáticos e hinchables para piscinas deben estar avalados por los controles de seguridad de la Comunidad Europea.
    • En todas las piscinas suele haber unos paneles informativos sobre los niveles de cloro. El exceso de cloro puede provocar irritaciones de mucosas y ojos.

La mejor forma de disfrutar es garantizando la seguridad de nuestros hijos. Comprueba que la piscina a la que acudes tiene todos estos elementos para evitar accidentes e infecciones, y para que en caso de que ocurra algo disponga de todos los elementos para subsanarlo.

0