Cierra la puerta a la gripe¿Sabías que con un simple lavado de manos puedes evitar muchas infecciones? - Cierra la puerta a la gripe
boiron.es

¿Sabías que con un simple lavado de manos puedes evitar muchas infecciones?

limpieza de manos

El lavado de manos con agua y jabón constituye una práctica básica de higiene que previene enfermedades como la diarrea, algunas infecciones respiratorias y otras más que se difunden a través de los gérmenes o virus que viajan en nuestras manos. Las manos actúan a menudo como el transporte de organismos patógenos que se pueden contagiar de persona a persona ya sea a través del contacto directo o bien a través de superficies.

A menudo se piensa que el lavado de manos con agua y jabón es un hábito que se realiza adecuadamente y con la debida frecuencia en los países desarrollados. Este planteamiento puede influir en que se minimice su importancia o se considere que deba ser promovido solo en países con pobres condiciones sanitarias o donde hay carencias en materia de infraestructuras como el acceso al agua, al propio jabón, etc.

Hay que lavarse las manos muy frecuentemente pero sobre todo: antes de manipular alimentos, después de ir al cuarto de baño, antes de tocar a los bebés, con cada cambio de pañal ya sea de los niños o de los ancianos, antes y después de tocar a algún enfermo o cualquier persona que tenga las defensas bajas, si nos hemos llevado la mano a la boca o la nariz después de estornudar o toser, etc. También, por ejemplo, es recomendable lavarse las manos después de utilizar el transporte público.

Realizar un correcto lavado de manos con agua y jabón evitaría cerca del 44% de las muertes causadas por enfermedades diarreicas y el 25% de las infecciones respiratorias agudas que suponen la mayor causa de muerte de los menores de cinco años a nivel mundial según informa el Global Public-OPrivate Partnership for Handwashing with Soap (PPHW).

El lavado de manos correcto puede hacerse con agua fría, caliente o templada, pero debe incluir siempre la utilización de jabón o de solución jabonosa (gel) y el frotado de ambos lados de las manos (exterior y palmas), de dedos y debajo de las uñas durante al menos 20 segundos, procediendo luego al aclarado completo que arrastre toda la suciedad. Para secarlas se puede utilizar una toalla siempre que se cambie con suficiente frecuencia en función del uso y de las personas que las utilicen. Cuando hay enfermos es recomendable que las toallas de manos sean individuales, así como para los menores o ancianos. En el ámbito público el secado de manos debe hacerse por sistema de ventilación o toalla desechable de papel.

Por todo esto, el lavado de manos se considera el modo de prevención con mejor relación coste-eficacia.

FUENTES:

http://lavadodemanos.es/

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1139-76322012000400007&script=sci_arttext

http://enfamilia.aeped.es/vida-sana/lavado-manos

0