boiron.es

Recomendaciones para el tratamiento de las infecciones urinarias

Recomendaciones para el  tratamiento de LAS INFECCIONES URINARIAS

Quien ha padecido infecciones de orina conoce lo molestas que son. La infección de las vías urinarias se produce en cualquier parte del trayecto de éstas, y generalmente están causadas por bacterias. Estas bacterias a menudo proceden del tracto digestivo, de la vagina o de la misma uretra. 

¿Qué síntomas son característicos de una infección urinaria?

Generalmente la persona que sufre de una infección del tracto urinario siente molestias al orinar, referida como una sensación desagradable de ardor durante la micción. La necesidad de ir al baño se hace más frecuente de lo habitual, siendo característico quedarse con la sensación de necesitar orinar de nuevo nada más salir del baño.

La orina puede volverse más turbia, más oscura e incluso presentar algo de sangre, lo que se conoce como hematuria.

Acompañado a todo esto pueden aparecer fiebre y escalofríos.

¿Existen medidas para prevenir estas infecciones?

Pese a que existen tratamientos efectivos para combatirlas, es adecuado considerar las medidas de prevención especialmente si sufres de infecciones del tracto urinario de manera recurrente. Las mujeres, de hecho, por sus características anatómicas, son más propensas a padecer este tipo de infección con frecuencia.

La uretra femenina es más corta que la masculina y las bacterias tienen más facilidad para ascender y colonizar las vías urinarias.

Los consejos que podemos darte para evitar al máximo la aparición de una infección urinaria están basados en 3 aspectos principalmente: higiene, dieta y hábitos de micción.

1.- Cuida tu higiene

  • No descuides la higiene diaria pero no uses productos que contengan perfumes, aerosoles o polvos para la higiene íntima, pues son más irritantes para las mucosas.
  • Mantén la zona lo más seca posible. Es preferible la ducha que el baño. Haz uso de prendas de algodón y no abuses de la ropa ajustada y de los tejidos sintéticos como el nylon. Evitarás así que quede atrapada la humedad en la zona alrededor de la uretra e impedirás que las bacterias crezcan. 

2.- Ayúdate con la dieta

  • Es importante que bebas como mínimo de 2 a 3 litros de agua al día. Con esto estimulas la micción y con la orina arrastras las bacterias que puedan ocasionar la infección.
  • Aumenta el consumo de vitamina C. Ayuda a acidificar la orina, evitando las infecciones. Los arándanos rojos también son útiles para luchar contra las infecciones producidas por la Escherichia Coli, una de las bacterias responsable en muchos casos de las infecciones urinarias.
  • También puede ayudarte la homeopatía. Algunos medicamentos homeopáticos ayudan en la prevención y tratamiento de las infecciones de orina. Para ello, consulta con tu médico o farmacéutico y te podrán asesorar de cuál es la mejor opción.

3.- Hábitos de micción

  • Acude al baño  a orinar cada vez que sientas ganas. Si orinas con frecuencia las posibles bacterias que estén en las vías urinarias permanecerán el mínimo tiempo posible, con lo que la colonización de las mismas será más difícil.
  • Orina después de tener relaciones sexuales. Esto se hace especialmente recomendable en el caso de la mujer debido a las características anatómicas que explicamos antes. Con las relaciones sexuales, la vejiga se contrae y las bacterias pueden ascender con facilidad.
  • Límpiate bien después de orinar. Debes hacerlo de delante hacia atrás, en el caso de las mujeres, para no arrastrar las bacterias que puedan quedar en la zona rectal tras la evacuación intestinal.
0