boiron.es

¿Qué es y cómo tratar la rinitis alérgica?

Rinitis

La rinitis es la inflamación de la mucosa nasal que se caracteriza por picor y congestión nasal, estornudos y rinorrea (secreción de moco acuoso abundante). A veces se ve también acompañada de lagrimeo, pérdida del sentido del olfato y molestias en la garganta por irritación.

Existen distintos tipos de rinitis:

-Rinitis alérgica: normalmente es pasajera y es debida a la reacción inmunológica del organismo ante la presencia de un alérgeno, como por ejemplo, el polen, las gramíneas, polvo.

-Rinitis hormonal: surge por variaciones de los niveles en sangre de ciertas hormonas. Un ejemplo de este tipo de rinitis es la que padecen muchas embarazadas.

-Rinitis atrófica: es de origen desconocido y se produce a consecuencia de una atrofia en la mucosa nasal. En estos casos es muy habitual padecer hemorragias nasales con frecuencia y ver afectado el sentido del olfato.

-Rinitis vasomotora: producida por bruscos cambios de temperatura, el humo del tabaco, los olores fuertes, la humedad o los ambientes muy secos.

¿Cómo se puede tratar?

¡Anticípate a la estación!

Pide cita con tu médico homeópata antes del inicio de la primavera para empezar el tratamiento de base y adelántate a los primeros síntomas. Con los medicamentos homeopáticos disminuirá la frecuencia, el tiempo y la intensidad.
Generalmente estos medicamentos se deben tomar cada semana durante el periodo previo al inicio habitual de los primeros síntomas.

Tu médico homeópata individualizará tu tratamiento sintomático en función de las molestias que tengas.

Consejos prácticos para reducir las molestias

En el hogar:

Ventila diariamente la casa, mejor a primera hora de la mañana, y después cierra bien las ventanas.

-No tiendas en el exterior durante el período de polinización. Así evitarás que la ropa se llene de polen.

-Intenta no tener plantas que puedan producirte alergia en el jardín y evita cortar el césped tú mismo.

-Trata de no plantar aquellas especies cuyo polen es más pernicioso, como la mimosa, los nogales, los cipreses, el fresno, el olivo, etc.

-Limpia la casa con frecuencia pero siempre es preferible hacer uso del aspirador o trapos húmedos. Siempre es preferible que uses trapos húmedos en vez de plumeros o trapos secos porque así no mueves el polvo.

-Si tienes aire acondicionado, limpia los filtros con frecuencia y no abuses del mismo.

Las salidas:

-Evita pasear por el campo durante la época de floración y más aún con tiempo seco (la lluvia deposita el polen en el suelo).

-Cuando vayas en coche, sube las ventanillas e instala un filtro antipolínico en el sistema de ventilación. Puedes consultar sobre estos filtros en tu concesionario o en tu taller.

-Cuando salgas, usa gafas y cúbrete el cabello con un pañuelo, sombrero o gorra. De este modo impides que el polen quede adherido a tu cabello.

-Al volver a casa después de haber salido, tómate una ducha y cámbiate de ropa para eliminar el polen que haya podido quedar fijado.

0