boiron.es

¿Qué hacer ante el eritema solar?

¿Qué hacer ante el eritema solar?

El eritema solar, también comúnmente conocido como quemadura solar, es una afectación de la piel provocada por una exposición prolongada al sol. Los culpables de este eritema son los rayos UV,  que provocan la quemadura de las capas superficiales de la piel. Muchas veces, el eritema va acompañado de dolor e hipersensibilidad en la piel, malestar general, escalofríos y dolor de cabeza.

Normalmente lo primero que aparece es enrojecimiento en la zona que ha estado en contacto con el sol y ha sufrido la radiación. Esta zona suele hacerse progresivamente más sensible y dolorosa al roce y a la fricción. En ocasiones, aparecen ampollas. Estas ampollas resultan de la extravasación de líquidos de la sangre a la superficie de la piel. Después de unos días, las ampollas se secan y dan lugar a células muertas, dando a la piel un aspecto despigmentado.

¿Cuándo aparece el eritema?

Este eritema suele aparecer entre 2 y 24 horas después de la exposición al sol. El dolor suele ser más acusado en las primeras 24 horas y el tiempo de curación depende de cada piel y del tratamiento que se lleve a cabo, así como lo rápido que se actúe ante la más mínima lesión.

¿Qué hacer cuando aparece el eritema en la piel? 

  • Ponte a la sombra. Evita la exposición solar desde las primeras señales de enrojecimiento cutáneo. Aunque lleves puesto un protector solar no sigas tomando el sol. Cualquier exposición adicional aumentaría la gravedad de la lesión.
  • Aplica paños de agua fresca o date un baño insistiendo más en la zona afectada. No hace falta que el agua esté muy fría. Basta con contrarrestar el calor que tiene la zona para que baje la temperatura y no aumente mucho la inflamación local.
  • Desde este momento, mantén la piel hidratada en todo momento. Ayudas a disminuir la irritación y a que la piel se regenere antes. Evita productos hidratantes que contengan perfumes.
  • La homeopatía alivia la irritación de la piel, pequeñas heridas y cortes superficiales, quemaduras leves, picaduras de insectos, eritemas y rasguños. Reduce el dolor producido por las heridas y quemaduras. Por todo ello constituye una opción interesante en el abordaje de los eritemas solares. Es mejor que acudas a tu médico homeópata para que te asesore acerca del mejor tratamiento en función de la lesión.
  • Y, sobre todo, intenta prevenir el eritema solar. Pese a que una lesión incipiente y cogida a tiempo, junto a un tratamiento rápido y eficaz, ofrecen buenas soluciones y las molestias son pasajeras, es importante que tengas claro que lo ideal es prevenir este tipo de lesiones. La piel tiene “memoria” en cuanto a la radiación que recibe y no es bueno acumular lesiones en la piel por la exposición solar, especialmente si la piel es sensible y delicada.
  • Procura evitar estar expuesto al sol en las horas más conflictivas, es decir, a medio día. Intenta aprovechar el sol y sus beneficios bien a primera hora de la mañana o al final de la tarde y evita el margen que va entre ambas.
  • Haz uso de un buen fotoprotector solar. Comienza siempre por fotoprotectores de máxima cobertura y protección y no tengas prisa en disminuir la intensidad conforme pasen las semanas de exposición. Intenta usar productos solares que sean resistentes al agua pero repite la aplicación cada cierto tiempo y más si te bañas con frecuencia.
  • Como ya hemos indicado antes, ponte a la sombra en cuanto percibas las primeras molestias en la piel.

¿Cuándo consultar al médico?

Si la piel se llena de ampollas, el enrojecimiento e inflamación no ceden en unos días o aparece mucho dolor de cabeza y vértigo, acude a tu médico.

0