boiron.es

¿Por qué aparece la ciática?

¿Por qué aparece la CIÁTICA?

La ciática o lumbociática es un conjunto de síntomas entre los cuales destaca el dolor en la zona que corresponde al recorrido del nervio ciático. El dolor se localiza en la parte baja de la espalda y desciende por la extremidad inferior. En muchas ocasiones aparte del dolor el paciente siente entumecimiento, hormigueo o debilidad muscular. A veces, también, existe dificultad en el movimiento o la sensación de no tener el control sobre la pierna. Típicamente, los síntomas sólo se sienten en un lado del cuerpo.

Este tipo de dolor lumbar es una causa frecuente de dolor de espalda, siendo además de los más incapacitantes. Puede tratarse de un episodio puntual de ciática, evolucionar por crisis o ser constante.

¿A qué se debe?

Una de las principales causas está en la comprensión o irritación de una de las raíces de los nervios espinales que dan origen al nervio ciático.

La hernia de disco vertebral supone una de las causas de ciática. El disco intervertebral, que tiene como función amortiguar el roce de las vértebras, separando las vértebras y manteniendo así abierto el espacio por donde salen los nervios, protuye y se desplaza, produciendo rigidez en la columna vertebral y comprensión de la médula o de las raíces nerviosas que pasan por el disco vertebral afectado.

Otra posible causa sería la estenosis espinal. En este caso, el canal espinal, que es el espacio por el cual pasa la médula espinal, se va reduciendo y acaba comprimiendo la médula espinal o pellizcando e irritando las raíces nerviosas.

Lo más importante: la prevención 

Si no has padecido nunca un episodio de lumbociática o sufres crisis esporádicas es importante que cuides la espalda y le prestes la atención necesaria para prevenir los dolores de espalda.

  1. No olvides el ejercicio físico. Éste no sólo te ayudará a mantener el peso adecuado para no sobrecargar la espalda sino que fortalecerá la musculatura de la espalda y aumentará la flexibilidad de la misma. La natación, el yoga o el pilates serían ejercicios muy adecuados.
  2. Cuidados con la postura. Intenta ser consciente de cómo te mantienes de pie, cómo caminas, cómo te sientas, etc., y mejora aquellas posturas o movimientos perjudiciales para la espalda, especialmente si comienzas a notar molestias. Mantén la espalda lo más erguida posible en todo momento y evita hacer movimientos bruscos y precipitados.
  3. Usa un buen colchón. El tipo de colchón es algo muy personal pero intenta que sea medianamente firme como sostener el peso del cuerpo. Apoya la cabeza en una almohada y asegúrate de que el cuello no fuerza la postura ni está torcido.

 ¿Cuál es su tratamiento?

Habrá que conocer primero a qué se debe la ciática para poder tratarla lo más adecuadamente  posible, pero podemos decir que en términos generales los tratamientos van encaminados a reducir el dolor y las molestias ocasionadas por el cuadro combinados con terapias físicas y ejercicios para corregir la lesión que pueda ser la causa y sobre todo con vistas a prevenir recaídas y el empeoramiento de los síntomas.

Los medicamentos más utilizados para este tipo de dolor son los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), ya que ayudan a eliminar el dolor rediciendo la inflamación que se genera por la irritación de las raíces nerviosas al ser comprimidas. Los medicamentos homeopáticos también pueden ser empleados para reducir las molestias. Además, la medicina homeopática nos ofrecerá la posibilidad de poder combinarla con otros medicamentos y además no se han descrito efectos secundarios adversos asociados a la toma de medicamentos homeopáticos. Otra ventaja de la homeopatía es que nos aportará el equilibrio necesario para ir superando aquellas actitudes erróneas y sobrecargas diarias que acaban produciendo dolores de espalda entre otros.

Antes de tomar medicamentos para el dolor de espalda puedes hacer uso de compresas frías y calientes. En la fase aguda de la ciática, la alternancia de frío y calor ayuda a disminuir el dolor en muchos pacientes.

En cuanto a las terapias físicas lo ideal es combinar sesiones de masajes o manipulación quiropráctica reforzada con trabajo físico realizado por el paciente. Con este trabajo se realizarán principalmente ejercicios de estiramiento de la columna vertebral y se mejorará el tono muscular.

0