Cierra la puerta a la gripePasos para deshacerse de la grasa abdominal - Cierra la puerta a la gripe
boiron.es

Pasos para deshacerse de la grasa abdominal

Pasos para deshacerse de LA GRASA ABDOMINAL

La grasa abdominal ya no sólo es una cuestión de estética, es una cuestión de salud. La acumulación de grasa en la zona abdominal está estrechamente relacionada con el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, de modo que cuando hablamos de cuidar el cuerpo para ganar en salud debemos tener muy presente el cuidado del abdomen.

Aunque sea una zona difícil de reducir y moldear ten en cuenta que cambiar una serie de hábitos ayudarán a disminuir el perímetro abdominal a la vez que mejorarán tus niveles de colesterol, de glucosa en sangre, tu tensión arterial, etc.

Te recordamos que el 28 de mayo se celebra el Día Nacional de la Nutrición, donde los expertos en alimentación y dietética nos refuerzan lo importante que es llevar a cabo una dieta saludable y equilibrada en cualquiera de las etapas de nuestra vida, haciendo hincapié en el consumo moderado de grasas.

En primer lugar: vigila lo que comes… 

Posiblemente este punto sea el más importante de todos lo que vamos a hablar. Olvídate de la comida precocinada, de los fritos, los rebozados y las comidas que lleven mucha salsa. Es mejor que cocines con aceite de oliva virgen en vez de con mantequilla u otro tipo de aceite.

Evita las grasas (especialmente las saturadas) y los azúcares.

Procura hacer una dieta en la que predominen las frutas y verduras. Éstas son ricas en fibra dietética y aparte de saciarte ayudan a evitar el estreñimiento, arrastrando así la grasa acumulada.

No bebas alcohol ni bebidas azucaradas.

Tampoco te aconsejamos que hagas una dieta restrictiva en exceso ni aquellas dietas que están simplemente de moda. Es mejor que modifiques pequeños hábitos en la alimentación y que el peso lo pierdas progresivamente que las famosas “dietas exprés”. A largo plazo son más efectivas y saludables y evitas así el efecto rebote que tienen muchas de ellas.

En muchos casos, los estados ansiosos producen una disminución del control sobre lo que comemos y es así como la persona ingiere mucha más cantidad de lo que necesita, incluso come cuando no tiene hambre. Para reducir este estado de ansiedad puedes ayudarte de técnicas de relajación y de ejercicio físico regular que libere parte de esa tensión. La homeopatía también puede resultarte útil, pero para esto debes ponerte en contacto con un especialista en la materia, tu médico o farmacéutico, y estudiando cual es el origen del problema podrá indicarte el medicamento más adecuado.

Bebe mucha agua 

Es importante que bebas un mínimo de 2-3 litros de agua al día. También puede ser en forma de infusión. Beber una cantidad adecuada de agua ayuda a filtrar y eliminar los líquidos del organismo y las impurezas, evitando así la retención de los mismos.

Si no estás acostumbrado a beber agua de forma habitual adquiere la costumbre de llevar un botellín en el bolso o ir al trabajo con una botella de agua grande y tenerla a la vista para recordar que tienes que ir bebiendo.

Duerme bien

A simple vista parece que no tiene nada que ver, pero el sueño de calidad ayuda a que tu metabolismo funcione correctamente, impidiendo así que las grasas que provienen de la dieta se instalen en la zona abdominal.

Haz ejercicio físico. Di adiós a la vida sedentaria. 

Puedes hacerlo en casa, apuntarte a un gimnasio o contratar un monitor personal, pero márcate una tabla de ejercicios para hacer a diario e introduce el ejercicio físico como un hábito más. Lo ideal es que combines ejercicios aeróbicos (aquellos que te ayudan a consumir calorías y grasas) con ejercicios específicos para la zona a trabajar, en este caso, los abdominales.

Procura también añadir actividades diarias que impliquen movimiento. Por ejemplo, caminar para ir a los sitios en vez de coger el transporte público o el coche, subir las escaleras en vez de coger el ascensor, etc. Si las distancias son largas puedes bajar unas paradas antes del autobús o metro para hacer ese último recorrido andando. No son grandes esfuerzos pero añadidos unos con otros verás como son efectivos.

Pese a que eliminar la grasa abdominal resulte más costoso que en otras zonas del cuerpo piensa que no es imposible si pones de tu parte. Con voluntad, constancia y paciencia irás viendo resultados que te animarán a seguir por ese camino. Y no lo olvides, no lo hagas simplemente por cuestiones de talla o estética. Hazlo por salud.

0