boiron.es

La deshidratación en personas mayores

La deshidratación en personas mayores

El agua es el principal constituyente del cuerpo humano. Como el ser humano no tiene un mecanismo de almacenamiento de agua tenemos que ser nosotros los que estemos pendientes de reponer las pérdidas que se producen a través del sudor, la orina, las heces, etc., que normalmente oscilan entre 2 y 3 litros.

¿Por qué las personas mayores necesitan cuidar más su hidratación?

Las personas mayores son especialmente vulnerables a la deshidratación debido a varios factores. Por un lado, la función renal se ve afectada y los riñones necesitan más agua para filtrar los deshechos a través de la orina. Por otro lado, la sensación de sed disminuye, por lo que ésta no nos podrá avisar de la necesidad que existe de reponer los líquidos necesarios.

Además de todo esto hay muchas otras causas: enfermedades crónicas, algunos tratamientos farmacológicos, miedo a la incontinencia urinaria o alteraciones cognitivas.

¿Cómo identificar signos de deshidratación?

Normalmente podemos identificarlos de manera sencilla a través de signos evidentes como la piel seca y desestructurada, la orina muy concentrada o el aumento de la temperatura corporal.

Otras veces pueden aparecer síntomas clínicos menos claros como la confusión mental, hipotensión arterial, dolor de cabeza o irritabilidad.

¿Cómo se pueden evitar los problemas de deshidratación?

Uno de los aspectos más importantes es prevenir la deshidratación con tiempo. Por eso, las personas mayores deben beber agua y líquidos de forma más frecuente pese a que no tengan el deseo de beber. Sería recomendable establecer ciertos hábitos o rutinas de ingesta de líquidos (por ejemplo, beber agua antes de salir de casa).

Los líquidos a beber pueden ser variados, agua, sopas, leche, zumos, etc. Es también importante tener presente que hay ciertos alimentos cuyo contenido en agua es elevado, como es el caso de las frutas, o las verduras, que además de su alta concentración en agua también son ricos en minerales y vitaminas.

Por supuesto, estos consejos se deben extremar cuando nos encontramos en ambientes muy cálidos o en temporada de verano. Es preferible permanecer en ambientes frescos, con ropas claras, ligeras y holgadas.

0