boiron.es

Identifica la depresión a tiempo

depresion a tiempo

 

La depresión es un problema de salud frecuente hoy en día que afecta a múltiples facetas de la vida, por lo que nunca debe dejarse de lado. Situaciones de ansiedad, estrés, estado anímico decaído pueden aparentar estados normales que a veces dejamos escapar, entendiéndolos como “normales” y sin embargo a veces nos avisan de un estado depresivo incipiente.

Algo importante a tener en cuenta es reconocer cuando una etapa en la que anímicamente no estamos del todo como deseamos puede deberse a una situación puntual o si se trata de un estado que si dejamos avanzar puede tener como consecuencia una depresión como tal.

¿Qué puede ayudarnos a identificar que estamos ante una depresión?

Uno se conoce como nadie o incluso alguien de confianza que pasa mucho tiempo a nuestro lado nos puede ayudar a darnos cuenta de que estamos en camino de una depresión. Eso sí, es común que la persona que la sufre deje pasar por alto ciertas cosas y que su estado depresivo vaya avanzando sin buscar solución. La depresión, como casi todos los problemas, crea un efecto en el que cuanto más tiempo pasa más difícil resulta salir de dicho estado.

  1. Pérdida de interés por las cosas cotidianas, pena y tristeza. Si observas que los acontecimientos o actividades diarias que antes te despertaban interés y curiosidad dejan de interesarte debes tenerlo en cuenta. Puede llegar un momento en el que el hecho de levantarte por la mañana de la cama para ir a trabajar o bien disfrutar de un día libre no te despierte interés y desees no salir de la cama. Se debe diferenciar en situaciones concretas y justificadas, como por ejemplo, no querer ir a trabajar porque has tenido un momento puntual de estrés o has discutido con alguna compañera, que algo que se repite día tras día en base a cosas que antes te gustaban y te estimulaban. Además de no sentir ganas de hacer cosas que antes te gustaba hacer o hacías sin problema, la persona que sufre de depresión no es capaz de experimentar alegría hacia situaciones que antes experimentaba.
  2. Esta tristeza patológica afecta en todas las facetas de la persona, tanto a nivel de relaciones con la familia, amigos y compañeros de clase o trabajo, en las relaciones sexuales, etc. Es verdad que estando en las fechas en las que estamos, es decir, en puertas de la Navidad, mucha gente siente desasosiego, pena o melancolía. Este tipo de sentimientos aparecen con mayor frecuencia en otoño e invierno y en fechas clave como son las Navidades. Lo que es necesario diferenciar bien si se trata de un periodo puntual en el que nos encontramos peor anímicamente o si es un comienzo de depresión. Si observas que pasadas las semanas te encuentras peor y tu estado anímico empeora, pide ayuda y háblalo con tu médico de familia.
  3. Sensación de que no existe esperanza. Se trata de tener la sensación de que los problemas e incidencias que van ocurriendo se van acumulando y no tienen solución alguna. En vez de enfrentarte a ellos y centrar tus energías en buscar soluciones y gestionarlos, todo te parece un mundo y ves completamente imposible poner solución a todos ellos. Lamentablemente este pensamiento te introduce en un círculo vicioso del que cuesta cada vez más salir, agotando por completo las energías.
  4. Alteraciones en el sueño. Es frecuente que los pacientes que sufren depresión tenga problemas con la calidad del sueño. Este tipo de insomnio se caracteriza porque la persona se despierta de forma espontánea de madrugada, horas antes de la hora habitual de despertarse. Para dormir y conciliar el sueño posiblemente no haya problema, pero quizá a las 4 horas de la madrugada la persona se despierta viéndose incapaz de volver a dormir y por supuesto sin sentir fuerzas ni ganas de levantarse a hacer cosas.
  5. Irritabilidad y cambios de humor. Muchas personas comienzan mostrando cambios en el carácter antes de verse sumergidos en otros síntomas propios de la depresión. Quizá al principio la persona nota que sufre cambios bruscos de humor y que cosas que antes le parecían sin significado ahora les parece algo realmente importante, consiguiendo enojarles e irritando. Es importante tener en cuenta que algunas personas con depresión se muestren  agitadas y enfadadas ante situaciones por las que antes pasaría por alto. El problema de esto es que a veces ver a una persona enfadada constantemente nos cuesta relacionarlo con la depresión,  por lo que es bueno saber que a veces el propio estado de la persona le hace más vulnerable a sufrir estos cambios de humor y a discutir por cosas insignificantes.
  6. Pérdida  importante de peso. Este cambio supone una señal física bastante evidente para quien lo ve desde fuera y más si se suma a otros síntomas. Lo más frecuente es que la persona que sufre depresión pierde el interés por comer, perdiendo de peso. Aunque también hay personas que debido a la ansiedad y al estado desesperanzado en el que se encuentran comienzan a comer de forma más compulsiva, ganando peso como consecuencia de esto. Ambos cambios pueden suponer un riesgo importante para salud. En caso de perder mucho peso la persona pasaría a debilitarse física y anímicamente poco a poco. Si lo que ocurre es una ganancia importante de peso la persona podría sufrir las consecuencias de la obesidad. Sentimientos de culpabilidad. Cuando el estado depresivo está instaurado la persona siente que toda la culpa de estar así es suya, favoreciendo que la persona se hunda más.

Si te sientes identificado con esto o convives con alguien así es bueno buscar ayuda cuanto antes para mejorar lo antes posible y sobre todo evitar que el estado depresivo avance a estados de depresión mayor, que, en según qué casos, pueden requerir el ingreso hospitalario.

La ayuda de un profesional te ayudará a diagnosticar si se trata de una depresión e iniciará un plan de tratamiento para mejorar la sintomatología. Es bueno poder complementar el tratamiento médico, de ser necesario, con sesiones de terapia psicológica, que ayudará en el alivio del malestar de la persona que sufre depresión.

También puede hacerse uso de los medicamentos homeopáticos. La homeopatía es completamente compatible con los medicamentos que pueda mandarte tu médico, ayudando a superar antes el estado de tristeza, a recuperar el apetito y a descansar mejor.

Recuerda, cuanto antes busques ayuda y cuanto más completo sea el tratamiento, antes podrás decirle adiós a la depresión.

0