boiron.es

Despídete del dolor de espalda

dolor-espalda

¿Quién no ha sufrido dolor de espalda? El ritmo de vida que llevamos, el estrés, la falta de ejercicio físico provocan la acumulación de factores que aumentan la probabilidad de sufrir tensión y dolor en la zona de la espalda.

Por suerte podemos disponer de diversas alternativas que pueden hacernos más llevadero el dolor de espalda y sobre todo poder evitarlo. Te contamos algunas de ellas:

1)      Vigila la postura que adoptas. No nos damos cuenta muchas veces pero la forma que tenemos de andar, de sentarnos, de recoger peso del suelo y cientos de movimientos y gestos diarios, hacen que sobrecarguemos la musculatura de la espalda y acaben provocando dolor de espalda. Ten especial cuidado a la hora de sentarte en aquellos espacios donde permaneces muchas horas, como por ejemplo, en el trabajo y durante las horas de estudio. Cuando tengas que sentarte, apoya bien la espalda y cuando permanezcas mucho tiempo de pie observa si tu espalda está recta e intenta flexionar ligeramente las rodillas para no cargar la zona lumbar. Si tienes tendencia a sufrir dolores de espalda, procura no cargar peso, y si debes hacerlo, dobla las rodillas y mantén la espalda lo más recta posible. Al principio, quizá te cueste más, pero después te irás acostumbrando y acabarás haciéndolo por inercia.

2)      Elimina el estrés de tu rutina. Los estados continuos de estrés provocan tensión en los músculos de la espalda. Esta tensión acumulada produce contracturas que pueden resultar muy dolorosas. Practica actividades que te ayuden a controlar los estados nerviosos y haz hincapié en la respiración para ayudar a relajar la mente y todos los músculos de tu cuerpo al practicarla. Con estos ejercicios mejorará tu dolor de espalda y lograrás sensación de bienestar.

3)      Practica ejercicio regular. La actividad física regular hará que consigas un tono muscular adecuado. Cuando los músculos están debilitados sufren más contracturas al igual que cuando se ven sometidos a esfuerzos o al cansancio. Fortaleciendo los músculos y las articulaciones aliviarás el dolor de espalda.

4)      Utiliza compresas frías y calientes a nivel local. El calor ayuda a relajar la zona y el frio ayuda a reducir la inflamación. En función de las molestias y el tipo de lesión que sufras, aplica compresas frías o calientes en la zona que molesta para aliviarlo localmente.

5)      Recurre a tratamientos que ayuden a relajar la espalda y aliviar el dolor. Las sesiones de fisioterapia podrán ayudarte. No sólo te irán bien para aliviar el dolor cuando esté presente sino también como tratamiento de mantenimiento para evitar recaídas.

6)      Puedes recurrir a la homeopatía. Algunos principios activos homeopáticos pueden servirte de tratamiento para los dolores de espalda. Consulta previamente con un médico homeópata o farmacéutico para que te asesore sobre la mejor elección.

 

No obstante, si observas que el dolor de espalda va en aumento o no se alivia o comienzas a notar adormecimiento o cosquilleo  en alguno de tus miembros, acude a tu médico para buscar la causa.

0