boiron.es

Despídete de las pesadillas nocturnas

DESPÍDETE DE LAS PESADILLAS NOCTURNAS

Cuando hablamos de las pesadillas durante las horas de sueño solemos asociarlo con los niños. Sin embargo, pese a que se da con menos frecuencia, muchos adultos también experimentan lo mismo durante sus periodos de descanso de manera ocasional.

Estas pesadillas o malos sueños ocurren en los momentos de sueño profundo y con frecuencia despiertan a la persona con sensación de ansiedad y nerviosismo. Provocan sentimientos de miedo y de angustia, dificultando el descanso posterior.

¿Por qué aparecen?

Generalmente la persona que experimenta este tipo de sueños durante la noche está pasando por una etapa vital estresante. La ansiedad y el estrés son las causas más comunes en todas las alteraciones que tienen que ver con el sueño, tanto en su cantidad como en su calidad.

La preocupación por algo o alguien, el duelo por algún familiar o amigo fallecido recientemente o alguna otra vivencia dura y desagradable para la persona podría manifestarse en forma de sueños y pesadillas en las horas de sueño.

Otras posibles causas a tener en cuenta podrían ser:

  • Consumo excesivo de alcohol
  • Abstinencia brusca en el consumo de alcohol
  • Estados febriles
  • Efecto secundario de algún medicamento
  • Otros trastornos del sueño, como la apnea del sueño o la narcolepsia
  • Irse a dormir justo después de una comida copiosa, puesto que esto aumenta el metabolismo cerebral y facilita la expresión de este tipo de contenidos 

¿Cómo evitar los terrores nocturnos?

  • Puesto que la causa más común es el estrés y la ansiedad generalizada, el primer paso para evitar ver interrumpido el descanso por las pesadillas es conseguir disminuirlos. Busca ayuda en alguien de confianza o algún profesional si necesitas hablar sobre lo que te está pasando, sobre todo si estás pasando una etapa dura en tu vida asociada a alguna experiencia negativa.
  • Practica ejercicio regularmente y si puedes combínalo con alguna actividad relajante, como técnicas de relajación, yoga, meditación, etc.
  • La homeopatía es eficaz para el tratamiento de estos trastornos y te ofrece la posibilidad de recurrir a otro método terapéutico sin que haya interacciones medicamentosas.
  • Olvídate del alcohol y de las bebidas estimulantes como el té o las bebidas que lleven cafeína, al menos por la tarde y la noche.
  • Procura que la cena no sea copiosa y de fácil digestión o ayúdate con un baño o ducha de agua caliente antes de ir a dormir. 

Si pese a todo esto las pesadillas nocturnas no cesan y ves que la calidad del sueño va empeorando, disminuyendo tu bienestar y dificultando tus actividades diarias será buen momento para ir a la consulta de un especialista que valore los ciclos de sueño y vigilia y haga un diagnóstico más preciso.

0