boiron.es

CUIDA TUS PIES

CUIDADO-DE-PIES

No es habitual que entre nuestros rituales de belleza y cuidado personal se incluya el cuidado de los pies, tan merecido y necesitado como cualquier otro. Los pies soportan nuestro peso y nos acompañan en el andar, haciéndose imprescindibles y afectando a nuestra calidad de vida si los cuidados no son los apropiados.

La importante relación entre la salud de los pies y el bienestar general hace que la atención a los mismos pase a ser una de las estrategias clave en cuestión de autocuidado y para esto te ofrecemos a continuación una serie de consejos para que tengas en cuenta:

  1. Mantén tus pies limpios y secos. Lávalos regularmente haciendo hincapié en la zona que se encuentra entre los dedos y a continuación sécalos bien, extremando también esta zona y evitar así la aparición de hongos.
  2. Observa y examina regularmente tus pies. Vigila especialmente si se produce cambio de color o de grosor en las uñas (generalmente asociado a infección por hongos), si existen cortes o grietas o alguna alteración respecto a lo normal.
  3. Corta las uñas de los dedos de forma recta pero sin cortarlas demasiado. Si las cortas de más, sobre todo en las esquinas, pueden clavarse en la carne y producirte heridas.
  4. Si tienes dolor de pies y éste no disminuye o cede con el tiempo consulta con tu médico o tu podólogo. No lo ignores.
  5. Elige bien el calzado. No tienes por qué darle la espalda a la moda pero evita comprar calzado barato y elige lo que sea más adecuado para ti en cuanto a materiales ( intenta evitar materiales sintéticos), forma, tacón, etc.
  6. Utiliza más de un par de zapatos e intenta alternarlos. No uses los mismos zapatos todos los días.
  7. Si tienes tendencia a que te salga rozaduras cuando estrenas calzado o cuando llevas muchas horas con el mismo, puedes prevenirlas usando apósitos que protegen de las mismas. Evitan la fricción y disminuyen el riesgo de lesiones.
  8. Extrema tus cuidados para los pies si sufres de diabetes. En este caso sería adecuado que el podólogo te valorara una vez al año o más frecuentemente si tienes alguna molestia o lesión.

¿ Cómo cuido los talones agrietados?

Si tienes los talones agrietados, investiga primero cuál puede ser la causa. Puede deberse a la desatención de los pies en cuanto a la hidratación, por andar descalzos sobre baldosas o superficies irregulares (más habitual en verano) u otras causas.

En estos casos extrema la hidratación de los pies con productos específicos que hidraten en profundidad.

¿ Qué puedo hacer cuando me salen ampollas?

Si te sale alguna ampolla en el pie, no la pinches con una aguja ni cortes la piel. La capa cutánea externa realmente lo que hace es proteger las capas más internas y delicadas, de modo que la ampolla realmente es una medida autoprotectora que desarrolla el propio cuerpo para proteger a tus pies.

Deja que lleve su ritmo de curación y cúbrela con un apósito especial para ampollas.

Nunca la intentes abrir para evitar que se infecte.

En cualquier caso, lo mejor es prevenirlas y para esto es recomendable que mantengas los pies hidratados para que la piel se haga más flexible y resistente a la formación de ampollas. Del mismo modo, elige bien el calzado que vayas a ponerte especialmente si prevés que vas a llevarlo durante un largo periodo de tiempo. Si se trata de calzado nuevo, fuérzalo unos días antes de ponértelo.

¿ Y cuando me salen callos? ¿ Cómo prevenirlos?

Los callos se producen por la fricción mantenida en algunas de las partes del pie. Suelen salir especialmente en la parte superior de los dedos y en la cara externa del quinto dedo. En ocasiones no duele mucho pero cuando la lesión avanza y roza los nervios de la piel éste produce un dolor intenso.

Para evitarlos la clave está en el calzado. Elige un calzado ajustado pero que no te apriete y cambia habitualmente de zapatos para que el roce no se produzca siempre en los mismos sitios.

Al igual que ocurría con las ampollas, mantener la piel hidratada disminuirá el riesgo de sufrir callos. Una piel seca es más propensa a erosionarse y sufrir lesiones de este tipo.

Si esto no ha sido suficiente y te ha salido un callo en el pie puedes utilizar almohadillas blandas  autoadhesivas que evitan que continúe la fricción  del calzado en la misma zona del pie hasta que cure.

En cualquiera de los casos, recuerda que los pies son una parte más del cuerpo y merecen tantos mimos como cualquier otra. Tu salud te lo agradecerá.

0