Cierra la puerta a la gripeCómo practicar deporte después de las vacaciones
boiron.es

Cómo practicar deporte después de las vacaciones

Cómo practicar deporte después de las vacaciones

Llevamos un año esperando las vacaciones, ya han llegado… y se han ido… Se acabaron los días largos, las terrazas viendo la puesta de sol, los días interminables en la playa, las cenas y barbacoas con amigos y el descontrol de horarios, comidas… Ahora toca pensar en volver a la vida diaria.

En el post de hoy, y aprovechando la Semana Europea del Deporte, os vamos a dar unos consejos para que la vuelta al gimnasio sea un poco menos dura.

Es importante que vayas retomando tu rutina habitual pero de forma progresiva.  Tu cuerpo ha estado una temporada sin practicar deporte y debe acostumbrarse poco a poco para evitar lesiones, los músculos están relajados y hay que volver a estimularlos para el ejercicio. También es importante que antes y después del entrenamiento dediques tiempo a realizar estiramientos y, por supuesto, hagas sesiones de calentamiento cada vez que vayas a practicar ejercicio físico.

Los primeros días debes empezar con rutinas de adaptación, es decir, ir aumentando de forma progresiva la intensidad y la frecuencia de los ejercicios. De esta forma, evitaremos sobrecargar los músculos. Recuerda que no debes hacer comidas copiosas antes de practicar ejercicio y que debes tener siempre una botella de agua para ir hidratándote durante la rutina. Recuerda que para llevar una vida saludable el ejercicio debe ir acompañado de una dieta sana y equilibrada. También es fundamental un buen descanso, debes descansar a mitad de semana de esta forma te encontrarás mejor y rendirás mucho más.

Si eres de los que te gusta hacer musculación con pesas, te recomendamos que reduzcas el peso que utilizabas normalmente, éste debes decidirlo tú pero los expertos recomiendan empezar con la mitad del peso que utilizabas cuando entrenabas normalmente, vete subiendo paulatinamente hasta que llegues a tu peso normal. Las dos primeras semanas lo ideal es hacer 3 sesiones alternas. También es importante que combines algún ejercicio aeróbico. El músculo tiene memoria por lo que no te costará mucho poder poner la carga que utilizabas antes del verano.

No empieces con una nueva rutina. Es mejor que vuelvas realizando ejercicios que controlas perfectamente y que sabes que los haces bien. Pasados quince días ya estarás “a tono” y puedes cambiar de rutina o decidir practicar las últimas novedades.

Tú eres quien mejor conoce tu cuerpo, no lo fuerces ni le obligues a más de lo que es capaz. Recuerda que la vuelta a la actividad debe ser progresiva, controlada y evitando cualquier tipo de lesión.

Por último recordarte que la homeopatía es eficaz para el abordaje de algunos trastornos derivados de la práctica deportiva, como en el caso de la fatiga muscular. Ante cualquier duda consulta con tu profesional de la salud.

0