boiron.es

¿Cocinar con aceite de oliva o de girasol?

¿Cocinar con aceite de oliva o de girasol?

El aceite es un alimento esencial en una dieta sana y equilibrada. Es el alimento con mayor contenido calórico por lo que hay que restringir su uso pero nunca eliminarlo por completo. Contiene ácidos grasos esenciales para el organismo que nos ayudan a mejorar la salud. Aunque tanto el aceite de oliva como el aceite de girasol contienen esos ácidos grasos esenciales, tienen procedencias totalmente distintas por lo que sus características no tienen nada que ver.

El aceite de oliva se obtiene a partir de un fruto, la oliva. El aceite de girasol se extrae a partir de una semilla, la pipa del girasol.

El aceite de oliva contiene ácidos grasos poliinsaturados, fundamentalmente ácido oleico, esenciales para reducir los niveles de colesterol “malo”. Esto hace que sea protector del sistema cardiovascular evitando que las paredes de las arterias se obstruyan y envejezcan con el paso del tiempo.  Además tiene acción laxante si se toma en ayunas. Es ideal para cocinar porque aguanta muy bien temperaturas altas sin perder ninguna de sus cualidades. Por supuesto, también se recomienda consumir en crudo. Podemos afirmar que el aceite de oliva es esencial para el buen funcionamiento del organismo.

El aceite de girasol al someterse a altas temperaturas pierde parte de sus propiedades y se quema expulsando sustancias que no ayudan al bienestar del organismo. En crudo es muy bueno porque ayuda al cuerpo a asimilar y digerir todos los nutrientes. Además es una fuente importante de vitamina E cuya principal función es la antioxidante,  fundamental para mantener nuestra piel joven. También tiene un alto contenido en ácido linoléico (omega 6), este ácido no lo produce el organismo por lo que su aporte externo es fundamental.  El ácido linoléico ayuda al buen funcionamiento del sistema circulatorio evitando la obstrucción de las arterias. Debe tomarse en su justa medida, un exceso de Omega 6 es perjudicial para la salud y difícil de eliminar por el organismo.

De todo esto se deduce que ambos aceites son necesarios y fundamentales para mantener nuestro bienestar físico.

0