boiron.es

Claves para comenzar una dieta tras las vacaciones de verano

Claves para comenzar una dieta tras las vacaciones de verano

Septiembre es el mes de los buenos propósitos y de la vuelta a las rutinas. El verano con las altas temperaturas invita a la pereza y practicamos menos ejercicio, a la vez que tenemos más encuentros y reuniones e ingerimos alimentos más calóricos como los helados, aperitivos, snacks, bebidas calóricas, etc. ¿Quién no se ha propuesto comenzar una dieta o apuntarse al gimnasio en Septiembre? Lo mejor es huir de dietas milagro y buscar resultados duraderos, cambiar hábitos, comer sano y tener una vida activa. No hay mayor secreto ni sacrificio para despedirnos del sobrepeso.

Hoy os explicamos algunas claves para que bajes esos kilos de más del verano. 

  • En primer lugar, tienes que estar comprometido con la decisión que has tomado y sentirte motivado para dar el paso.
  • Aumenta la cantidad de agua ingerida para favorecer la expulsión de toxinas por los riñones. Recuerda que lo aconsejable es beber de 1,5 a 2 litros diarios.
  • No te saltes ninguna comida (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena). Lo ideal es tomar de todo en pocas cantidades y 5 veces al día ingerir frutas y verduras.
  • Recuerda que el desayuno es la comida más importante del día, de modo que desayunar bien permite que el metabolismo comience a trabajar inmediatamente. También es recomendable que cenes ligero ya que durante la noche pasamos varias horas en ayuno y el cuerpo acumulará la mayor cantidad de grasa que pueda.
  • Incorpora en la dieta frutas y verduras. Has de saber que su alto contenido en agua y en fibra da sensación de saciedad. Come frutas frescas, en especial manzanas, peras y cítricos. No es recomendable comprar frutas enlatadas, ya que contienen mucho sodio y azúcares.
  • Practica ejercicio. Debe ser preferentemente cardiovascular como caminar nadar o correr, ya que estas actividades son las que consumen más energía, además de mejorar la capacidad de las células para regenerarse.
  • Elimina todo tipo de comida “basura” (azúcar, chocolate, bebidas gaseosas, snacks…).
  • Agrega el té verde a tu dieta. El té verde tiene propiedades antioxidantes y favorece el metabolismo.
  • Come alimentos ricos en Omega 3 como el salmón o el atún y evita las grasas trans que puedes encontrar en la bollería industrial o en algunas patatas fritas de bolsa.
  • Aumenta la ingesta de proteínas. Nuestro cuerpo tarda más en digerir los alimentos ricos en proteínas que los ricos en grasas o carbohidratos. Cuando comes proteína te sientes satisfecho durante más tiempo mientras tu metabolismo sigue trabajando.
  • Cambia el pan blanco por pan integral. También puedes comprar pastas y arroces integrales.
  • Toma lácteos semidesnatados y si el médico te lo ha recomendados, desnatados.
  • Consume carnes bajas en grasa como el pavo o el pollo.
  • Recuerda que si quieres adelgazar tu gasto energético debe ser mayor que tus calorías consumidas.
  • Todas las dietas pueden generar momentos de ansiedad, recuerda que puedes recurrir a la homeopatía  para aliviar los trastornos emocionales y de ansiedad que pueden venir acompañados de posibles trastornos del sueño.
  • Si debes adelgazar muchos kilos es aconsejable contar con la ayuda de un profesional que controle tu dieta y la progresión.
0