Cierra la puerta a la gripeAlimenta tu mente - Cierra la puerta a la gripe
boiron.es

Alimenta tu mente

alimentos para la mente

La alimentación es un aspecto básico para la salud de las personas. Nuestra salud física, mental y emocional está fuertemente ligada a los alimentos que comemos. También la mente se ve beneficiada por los hábitos alimentarios que tenemos porque pese a que casi todo lo que comemos contiene nutrientes para nuestro cerebro hay algunos grupos alimentarios o alimentos concretos que son especialmente positivos para el mismo. 

¿Qué alimentos debo tomar para alimentar mi mente?

1) GLUCOSA: es el alimento principal para el cerebro por excelencia. Pese a los efectos perjudiciales que tiene el exceso de hidratos de carbono en la dieta, como ya sabemos,  estos, cuando son  tomados con moderación, constituyen  la principal fuente de energía para el cerebro, así que debes consumirlos a diario.

2) ÁCIDOS GRASOS: los alimentos que contienen Omega 3 y Omega 6, de los que seguro habrás oído hablar, son fundamentales para el funcionamiento de nuestro cerebro. Para esto debes ingerir pescados frescos (especialmente aquellos pescados grasos como el salmón, la tilapia, el lenguado o la trucha) o el marisco y no sólo consumir aquellos alimentos a los que se les añaden estos elementos.

3) AMINOÁCIDOS: su función principal es la producción de tejidos en el cuerpo. También colaboran en la producción de neurotransmisores, mejorando así la memoria, la coordinación y las habilidades comunicativas.  Los aminoácidos los podrás incorporar mediante la ingesta de proteínas en la dieta, principalmente en las carnes rojas, las legumbres y algunos cereales.

El cerebro utiliza triptófano, uno de estos aminoácidos, para constituir la serotonina, un neurotransmisor que se encarga de regular el estado de ánimo.  Es habitual encontrar una carencia de triptófano en las personas vegetarianas, dado que éste se encuentra en alimentos ricos en proteínas, como en las carnes, los pescados, huevos y lácteos.

4) VITAMINAS, MINERALES Y OTROS OLIGOELEMENTOS: en cualquier dieta, las vitaminas y minerales no deben faltar pues estos colaboran en el metabolismo y transformación de los nutrientes que tomamos con la dieta, consiguiendo así a través de ellos la energía necesaria para el funcionamiento adecuado de nuestras capacidades intelectuales.

Las vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B9 o ácido fólico y la B 12) forman parte de la capa que recubre los nervios, protegiéndolos y colaborando en la formación de neurotransmisores. Ayudan a disminuir el estrés celular y aumentar la agilidad intelectual, por lo que son básicos. Para proporcionar un alto contenido en vitaminas del grupo B debes comer pescado, soja, cereales, espinacas,  semillas de girasol, mariscos, legumbres y frutos secos.

La vitamina E es un potente antioxidante para las células cerebrales  y puedes encontrarla en la col, las nueces, las semillas de girasol y en el germen de trigo.

Otros alimentos que pueden aportar ventajas para nuestro cerebro son los antioxidantes. Consiguen retrasar o prevenir la oxidación de las células y con ello su envejecimiento, por lo que hay que tenerlos en cuenta a la hora de cuidar la alimentación. Alimentos como el té, el café, el chocolate, la uva, el ajo, el jengibre o la cúrcuma son una fuente importante de antioxidantes.

0