boiron.es

6 consejos para prevenir los hongos en los pies

prevenir-hongos-pies-curar

Los pies forman parte de nuestro cuerpo pero, muchas veces, no les prestamos toda la atención que se merecen. Debemos cuidarlos al igual que el resto del cuerpo, mantenerlos limpios y secos. También es importante elegir un calzado adecuado y que permita que nuestros pies transpiren.

Estamos en época de piscinas y de ducharnos en baños públicos. Los hongos son uno de los problemas que pueden aparecer si no tienes cuidado puesto que un ambiente húmedo es lo que necesitan para aparecer y reproducirse.

Estas infecciones las causan hongos similares al moho, que viven en el tejido muerto de la piel, el pelo y las uñas. Crecen en ambiente húmedo y cálido. Otro factor de riesgo es tener lesiones en las uñas o algún tipo de deformidad.

Ya sabéis que los hongos pueden producirse en muchas partes de nuestro cuerpo: boca, vagina, pies…El término médico de este tipo de infecciones es micosis. El síntoma más frecuente es picor que no cesa y puede llegar a desesperar a la persona que lo padece. Si no se tratan a tiempo pueden llegar a invadir las uñas pudiendo destruirlas por completo.

¿Qué podemos hacer para prevenir los hongos?

A continuación os dejamos una serie de consejos que mejorarán la salud de tus pies

  1. Es importante tener una higiene diaria. A la hora de la ducha préstales la misma atención que al resto del cuerpo, enjabonándolos y aclarándolos después.
  2. Deben estar secos a lo largo del día, si sudas mucho, puedes utilizar polvos de talco. También puedes echarlo en los zapatos. La humedad y el calor favorecen el crecimiento de los hongos.
  3. Una buena hidratación es fundamental. Hay cremas específicas para hidratar los pies, tratar las grietas de los talones que muchas veces aparecen. En verano, sufren más agresiones resto del año porque en la playa y piscina están descalzos.
  4. Usa las chanclas siempre que utilices duchas de uso público.
  5. El uso de la toalla después de la ducha debe ser personal, no la compartas con nadie.
  6. Elige un calzado adecuado. Evita los zapatos de tejidos sintéticos porque no dejan transpirar la dermis, utiliza calzado de piel. Deja al pie que respire.

Recuerda también que puedes recurrir a la homeopatía para el tratamiento de esta afección. Si tienes dudas consulta con un profesional de la salud formado en homeopatía.

 

0